Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Blog personal de Covadonga Castañón

¿MÁS VALE TARDE...?

Publicado en 18 Octubre 2010 por Covi in Ocurrencias

A los 12 años me enamoré platónicamente (estúpidamente) de un chico un poquito mayor que yo con el que me encontraba cada día en la ruta de casa al instituto y viceversa. Él iba al instituto masculino y yo al femenino, claro está.  Era alto, o a mí me lo parecía, moreno, con ojos oscuros, atlético, bien vestido y guapísimo, o a mí me lo parecía.

Cada día yo lo veía y cada día él no me veía a mí, es más, creo que nunca se percató de que yo era un ser humano de un género interesante; tengo que reconocer que por aquel entonces yo tenía bigote y pelos en las piernas (ahora también, pero se llevan los pantalones y no estoy enamorada de nadie). Jamás supe cómo se llamaba, dónde vivía, a qué dedicaba el tiempo libre.

Mi arrobamiento duró un montón de años, incluso después de abandonar el instituto, cosa que hice a los 14 años para empezar a trabajar. Luego le perdí la pista, quizá porque se marchó a estudiar fuera o, simplemente,  porque dejamos de hacer trayectos coincidentes y no volví a verlo.

Unos 20 años más tarde, casada, con dos hijas, pasaba mis vacaciones de verano en un pueblo castellano de esos que son una calle con cosas por los lados, es decir, que todo pasa en esa calle principal, incluso los coches.

Es un verano especial, he pasado el curso haciendo dieta, he tomado el sol, me he comprado unos conjuntos modernísimos y minifalderos de la entonces novedosa "Don Algodón" y me he depilado, así que estoy yo moníííísima de la muerte.

En estas condiciones y perfectamente arreglada, salgo a hacer la compra diaria y bajo por "esa calle" dando un paseo. A mitad del recorrido me encuentro con un grupito de gente charlando en la acera (creo recordar dos hombres y una señora) y observo que uno de los señores se queda mirándome desde un rato lejos "de esa forma" que casi le impide seguir la conversación: es ÉL, mi antiguo amor imposible que, ¡¡¡AHORA SÍ!!!, me ha visto y me evalúa positivamente (eso se nota, ¿no?) Yo también lo veo y, además, lo reconozco pese a que el tiempo ha hecho estragos con él: sigue siendo alto, pero para entonces ya es calvo, tiene barriga y encima va penosamente vestido (para mi criterio).

Podéis imaginar que, tras la sorpresa inicial que me hace incluso perder el paso, siento una íntima satisfacción porque, en ese momento, pienso que en la mutua comparación salgo ganando.

Superado el susto, sigo mi camino y hago mis recados sin más contratiempos, regresando a casa cargada con las típicas "dos mil" bolsas que las mujeres parecemos traer de serie cuando nos paren.

 En un punto del recorrido un coche se detiene a mi lado, toca el cláxon y un señor encantador asoma su cabeza por la ventanilla para ofrecerme ayuda: "Perdona, ¿me dejas que te ayude?, llevas demasiado peso".

Casi sin pararme lo miré echando fuego por los ojos y la nariz y le espeté como un disparo: "Haberlo pensado hace veinte años, gilipollas", saldando de una vez toda la frustración que me había hecho sentir durante tanto tiempo y  seguí mi camino sin pararme.

Imagino que se habrá preguntado alguna vez qué quise decir.

¡Ah!, nunca más hemos vuelto a coincidir.

 

Comentar este post

LOLA VILLEN 02/01/2012 16:56

Hola...me gusta leer y ver tu blog. Cada dia descubro algo nuevo con lo que publicas y me encanta lo que me haces sentir, el dia de la caja de los tesoros me emocioné. Hoy me has hecho reir, mucho!
Olé Olé y Olé aunque sea tarde que te envíe este comentario.
¿Como consigues hacer tantas cosas con tus manos y tan bien hechas?
Además me gusta mucho cómo cuentas tus historias. Me tienes tan enganchada como una de éstas nuevas series que te dejan siempre con ganas de más.
Felicidades otra vez. Me encanta lo que eliges de Punto de cruz, me encanta tu gusto para el patchworch (enamorada estoy de los monederos con boquillas) y hoy eché un vistazo a la etiqueta de
"ocurrencias" y vi que tambien (aparte de cocinar, encuadernar a modo japonés, etc) y me trae recuerdos de mi padre. Murió cuando yo tenia 13 años, hoy tengo 44 ya......y él también dibujaba, a
lápiz, carboncillo, acuarela....hizo un curso por correspondencia hace mil años. (Creo que le voy a pedir a mi madre sus dibujos para tenerlos de recuerdo) Gracias por habermelo recordado.
FELICIDADES Y FELICIDADES

María Dolores Jiménez 10/24/2010 19:23


Pues va a ser que sí, que más vale tarde que nunca. Me imagino la cara que debió poner... preguntándose a qué venía esa respuesta, ¡que lo piense! Un beso


carmen 10/23/2010 21:29


Que bonita historia


DIDI 10/19/2010 11:30


venía a decir si no tendrías ya la motosierra en una bolsa pero se me adelantaron, jjjjjjj


RosaY 10/18/2010 23:14


jajja La motosierra... la estoy viendo ¡asomaba por sus ojos!


Nuria 10/18/2010 21:58


...no sería que además del vestído moníiisimo llevabas la motosierra asomendo del bolso???