Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Blog personal de Covadonga Castañón

LOVE

Publicado en 28 Abril 2015 por Covi in bordado, cartonaje, cajas, thedrawnthread

MI vida reciente es como un ascensor en continuo movimiento, arriba y abajo, arriba y abajo, un subidón de amor y adrenalina seguido de un "chof" y así una y otra vez hasta que pierdo la capacidad de reacción y me quedo en estado semi catatónico, en un punto intermedio en el que ni siquiera acierto a recuperar las rutinas más elementales.

Mis hijas y en consecuencia, mis nietos, viven lejos de mí, aunque para los tiempos que corren Madrid ya ni siquiera se puede considerar lejos (¡Si hasta dicen que como 2015 es año electoral, igual el AVE llega hasta León y así me durará el viaje en tren una hora menos!), pero a mi edad cualquier distancia se hace larga y más cuando te separa de las personas que más quieres y que más necesitas.

Mientras espero cada uno de nuestros encuentros, me refugio en mi Macondo particular y lleno las horas con proyectos y fantasías a partes iguales, intentando enderezar los pensamientos que cada día se me vuelven más rebeldes y obstinados y es que cada vez acepto peor la separación, me parece injusta, me resulta una estafa vital, un engaño al que nos han llevado en nombre del progreso y que a cambio de empleos escasamente pagados nos deja una familia esparcida por medio mundo a la que cuesta trabajo reunir para pasar unos pocos ratos.

Hablo de estas cosas por desahogarme, pero también porque estoy segura de que muchos compartís estos pensamientos y estos sentimientos y por eso entendéis mejor cómo me siento.

Mi Macondo, mi mundo

Mi Macondo, mi mundo

Recientemente, mi nuevo nieto, nacido en Alemania (prodigios de la "movilidad laboral"), vino por fin a conocer la casa de su abuela, la tierra de su madre, su familia; en consecuencia, subidón. Un frenesí de paseos, visitas en casa, peregrinación de familiares y amigos a conocer al nuevo bebé, todo ello aderezado con muchos bizcochos, bollos, brioches, cafés y más cafés y tés, muchas risas, una auténtica romería que me ha tenido en una nube todos esos días.

Pero todo lo bueno se acaba y sin apenas darme cuenta, el martes pasado llegó el momento de la despedida y el consiguiente "chof". Bien tempranito, antes de amanecer, Ana, Max y yo nos pusimos en camino de Oviedo a Madrid para coger el avión que los llevaría hasta Hamburgo.

Después de dejarlos en el aeropuerto, me quedé en Madrid unos días, para que la compañía de Violeta me hiciera la pena más llevadera y así estuve el resto de la semana consolándome. Claro que luego quizá sea peor porque también tengo que separarme de ella y ya el viaje de vuelta me resultó bastante agobiante.

Por eso al llegar a casa, ahora ya muy vacía y silenciosa, me sumerjo de cabeza en todas esas pequeñeces que me van llenando los días, la primera de todas y la que más energía descarga, arrancar malas hierbas en el jardín, que en esta época crecen a una velocidad que pone a prueba continuamente mi capacidad de reacción y que si dejo de mirarlas un par de días, me toman la delantera.

El jardín en primavera

El jardín en primavera

Además de nostalgia me traje un enorme resfriado que me ha dejado sin ganas de bordar o hacer labores finas, porque con esos ojos llorosos y la cabeza como una olla a presión se hace muy difícil forzar la vista, además de que una mano está siempre pegada al pañuelo, haciendo imposible sujetar la labor.

Afortunadamente, siempre queda algún recurso fácil para estos casos, como hacer cajas, un trabajo sencillo y entretenido que además me permite dar salida a los múltiples bordados que fabrico continuamente.

Para esta cajita, pequeña y preciosa, he utilizado otro de los diseños de "The Drawn Thread" que vengo publicando en los últimos posts, este titulado "Love" porque, como los otros dos ("Love letters" y "Treasured tools"), fue publicado en época de San Valentín, festividad que como sabéis celebran entusiastas los americanos.

LOVE
LOVE

El bordado en cuestión es una delicadeza, pequeñito y de colores y formas suaves, que se hace en una tarde y te deja con una sonrisa de satisfacción en la cara.

Lo he bordado sobre lino Belfast teñido por mí en un rosa pálido envejecido que conseguí por casualidad y que me gusta muchísimo, aunque veo que en las fotos no se percibe cómo es en realidad. Me gustó tanto que conservo como un tesoro el trozo de tela que me ha quedado porque dudo que vuelva a conseguirlo igual en otra ocasión.

El lino original era "Antique white" y lo teñí con té de frutos del bosque, una mezcla desecada de bayas rojas, flor de hibisco y té negro que a veces tomo para merendar; hice una infusión algo más cargada que para beberlo y bañé la tela unos 10 minutos, hasta que se fue enfriando. Este baño me dio un tono rosado pero en el que predominaba el beige tostado. Para reforzar el tono rosado, añadí al agua una pizca diminuta (¡ojo!, el equivalente a una cabeza de alfiler) de tinte Iberia en polvo, color burdeos. Y tras este baño y el posterior lavado y secado en horno, apareció lo que buscaba, un color maravilloso, cosa difícil tratándose del rosa, que no es uno de mis colores favoritos.

LOVE

Un diseño tan sencillo y pequeñito tuvo sin embargo una historia rocambolesca, digna de algo más importante y todo porque lo perdí durante un tiempo después de haberlo terminado y su búsqueda me hizo poner la casa patas arriba, especialmente el cuarto de la costura.

El caso es que cuando estuvo acabado, recorté la tela sobrante, lo planché perfectamente y me dispuse a diseñar una caja para ponerlo en la tapa. Como hago siempre, saqué uno de los cuadernos de apuntes que utilizo y con el bordado en la mano fui anotando medidas y haciendo croquis hasta dar con las medidas idóneas. Al terminar, pasé las medidas de los cartones necesarios a mi agenda del móvil y, sin darme cuenta cerré el cuaderno con el bordado dentro. Como es tan pequeño y al estar planchado queda tan finito, ni se notaba que allí había algo, por lo que el cuaderno fue al cajón de la mesa y allí siguió hasta la siguiente vez que lo necesité para escribir algo.

Mientras tanto, compré los cartones, las telas para forrar la caja y lo preparé todo, pero el día que quise hacer la caja el bordado no apareció por ninguna parte. La búsqueda me llevó a reordenar el cuarto de la costura sin dejar ni un solo rincón sin revisar y, como no hay mal que por bien no venga, derivó en una limpieza general que, dicho sea de paso, estaba haciendo mucha falta. Y, aunque el bordado no apareció en esa operación, sí me reencontré con inacabados de distintas épocas, con lo cual me dediqué a terminar alguno de ellos, así que alguna ventaja sí pude sacar del extravío.

LOVE

En fin, que para ser un objeto tan insigificante, acarreó casi una novela y no creáis, fueron muchos días de terca e intensa búsqueda (incluyendo desmontar la bolsa que os enseñé en el post anterior, por si pudiera habérseme colado entre la guata de relleno y el forro) antes de que la casualidad volviera a ponerlo en mis manos, realmente cuando ya había decidido bordarlo de nuevo.

Ahora, por fin, la aventura ha terminado en la tapa de una caja forrada con dos telas de Moda que me gustan muchísimo, dos estampados florales en rojo fresa de motivos grandes y llamativos, muy románticos, perfectos para esta combinación. Y es que a veces estos estampados tan grandes, aplicados a cosas pequeñitas, ofrecen resultados muy interesantes, porque los dibujos pierden su protagonismo y se convierten en manchas de color que ayudan a subrayar el bordado sin interferir con él.

El usado para el interior, un "tono sobre tono" maravilloso, se encuentra entre mis preferidos para toda clase de trabajos, yo creo que nadie hace estos estampados como la firma Moda y no me canso de usarlos una y otra vez.

LOVE
LOVE

En la tapa he dejado un poco más de margen del que acostumbro, en parte para lucir un poco más la tela estampada y al mismo tiempo para dar más espacio al bordado y enmarcarlo mejor, además de aumentar un poco el tamaño de la caja.

Para realzar un poco más el bordado lo he montado sobre guata y lo he rodeado con un cordón en tono beige clarito.

LOVE
LOVE

Nada como un trabajo manual pequeño y relajante como éste para dar un poco de descanso a la cabeza y a las manos. La caja ha quedado preciosa y es un placer verla y darle vueltas, probar a meter cosas que encajen, jugar, en definitiva.

De momento se ha quedado con unos cuantos ovillos de perlé Valdani, de los que uso habitualmente, pero seguramente acabaré regalándola porque es tan bonita que seguro le puede hacer ilusión a alguien especial.

LOVE

Claro que estos días mi trabajo preferido es recordar a mis nietos y para eso nada mejor que hacer muñecos, arreglar vestiditos, tejer chaquetas, etc. Es una manera perfecta de tenerlos presentes y de ocupar mi tiempo. Así que en unos cuantos días no habrá mucho tiempo para bordados.

LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
LOVE
Comentar este post

Mery 06/04/2015 01:02

Como te entiendo Covi..3 de 4 estan fuera....En España , pero fuera....con sus vidas y sus trabajos....
Y añorando sus abrazos continuamente....Pero eso es el progreso y dando gracias que tienen trabajo. Un beso y seguiremos adelante disfrutando a tope de ellos cuando vengan. Un saludo Mery

Alejandra 05/09/2015 18:54

No puedo dejar de comentar tu estado, tu sentimiento de estafa, la misma que llevo yo sientiendo desde que tengo uso de razón y ya tengo 51 años.
Soy hija de asturianos que emigraron a sudamérica allá por los 40 y tantos, con 3 hijos pequeños, en Argentina nacimos 2 hijos más. Mis padres no vieron morir a sus padres, se enteraban de estas noticias por telegramas que llegaban días después.
Mis hermanos mayores en los 90 decidieron retornar a su tierra, y mis padres ya jubilados los acompañaron, muriendo allí, Aquí seguimos 2 hermanos con nuestra familia propia, pero hoy, en los 2000 mis hijos también se quieren ir a buscar un destino mejor en europa... o sea, "mi vida" siempre fue un despedir seres queridos en el aeropuerto, todo en nombre del progreso como bien dijiste, pero progreso que solo unos pocos políticos de turno ven, mientras nuestras familias se separan ellos tan campantes. Y no sigo porque es un tema que no tiene fin... Un beso enorme y te entiendo perfectamente.

Rosa 05/03/2015 22:14

Comprendo tus sentimientos, yo tambien me refugio en el consuelo de tener la cabeza ocupada en crear, anotar, bordar, coser, buscar....mucho más triste es tenerlos cerca y no disfutarlos.

Roser 05/02/2015 22:05

Covadonga, es verdad tener que estar separada de los tuyos y tan lejos se hace muy difícil, pero en el mundo laboral que tenemos en estos , los jóvenes se ven obligados a salir. Es preciosa la caja y el bordado. Maravilloso Covadonga, a mi también me gustaría saber hacer estas cajas tan preciosas, algún día voy a intentarlo. Me ha llegado muy a flor de piel su escrito. Un saludo Roser BCN

Catherine 04/30/2015 21:05

Covi,
me sumo a tus pensamientos.Tengo a las dos mías en Francia,ironía de la vida .
Francesa afincada desde hace 28 años en Andalucia,exiliada por amor,me encuentro en la situación tuya.Dos de dos. Y la más joven se marcha a China en agosto....Llevo mal el no poder verlas ,abrazarlas y disfrutarlas . Me imagino que lo que me ocurre es muy común .Pero como me pasa a mí ....Digo siempre que los besos por Skype no saben igual!!
Pero.. hay algo por lo que no me dejo llevar y es el sentimiento de injusticia además del de la tristeza.Creo profundamente que viajar forma parte de nuestras vidas desde que el hombre existe y la noción de viaje incluye los viajes por cualquier motivo ,sea trabajo sea amor,sea guerra ,destierro pólitico.. Un sinfín de motivos.Me niego a darle a la ausencia el dolor añadido de la amargura .Quiero ser positiva y pensar que se marchan entre otras cosas por que allí les compensa algo.
Me acuerdo mucho de mis hijas pequeñas ,con dos mesesitos que tenía que dejar en manos ajenas para poder trabajar(autónoma .. ya ves!!) al no tener aquí a nadie.Me alejaba llorando pero me juraba que mi tiempo con ellas iba a ser de calidad ya que cantidad no iban a tener. Creo que así fue y están orgullosas de su madre,y a mí ahora me toca a la inversa. Orgullosa de su arrojo,de su adaptación, de su lucha y como tú gozando de cada minuto cuando estamos juntos.
Van a vivir lo que su madre ha vivido, cierta soledad,incomprensión,problema de idioma,falta de su familia y raices ,esas buenas y malas noticias a muchos kms de distancia kilométrica.. pero no distancia de corazón y esto es lo que importa.
Así que espero darte ánimo y que esta espera del siguiente encuentro que empieza el mismo día de la separación te sea más leve.
Gracias por todo ,tu blog me hace la espera más liviana.
Un abrazo.

Ana alvarez Vázquez 04/30/2015 16:34

Tus reflexiones me suenan a musiquilla archiconocida....tengo un hijo en Alemania, otro en Dinamarca y un tercero a punto del autoexilio en Francia. Es terriblemente injusto. Pero, qué futuro les espera en España a estos hijos suficientemente preparados? El caso es que, afortunadamente, poseen las armas para salir del paso en tierras foráneas. No dejo de compararlos con los inmigrantes que veo y conozco por mi trabajo. Estos sí que lo tienen todo en contra: idioma, educación previa bastante deficiente, dificultades para obtener servicios sanitarios, trabas burocráticas...
El panorama es bastante desolador.
No sé qué tiene el Norte! Pero da la impresión de que los ciudadanos del Sur, y más al Sur todavía, estamos poseídos por un instinto que, al igual que ciertas aves migratorias, nos impulsa y dirige hacia las tierras del frío. Y la situación laboral y económica, no hace sinó aumentar la llamada.
Menos mal que aquí estamos las" superabuelas", en la resistencia. Y además, con fuerzas para tirar para delante, y con la obligación moral de sacarnos a nosotras mismas del sufrimiento psicológico y de la tristeza que a veces nos encoge el corazón. Y ya no digo nada si los resultados de nuestros hobys son tan espectaculares como los tuyos, Covi. No creo equivocarme si digo que te has convertido, por méritos propios, en un referente para un grupo de mujeres maduras y sin embargo con miles de sueños y proyectos.
Tus obras lo certifican. Gracias por tus regalos en forma de post, y por tus relatos, que bien podrías ir reuniendo, dándoles forma y quizás.... publicando.

Covi 04/30/2015 17:43

Gracias, muchas gracias por vuestros comentarios, por vuestro aliento. Por vosotras merece la pena seguir contando mis pequeñas historias. Un beso

Ines 04/30/2015 13:37

Admiro y me encanta tu destreza tanto en tus palabras como en tus trabajos.
No olvides que nos enseñas muchísimo y que de corazón te lo agradezco.
Un abrazo.

Maria.c 04/29/2015 17:08

Como ya te he comentado en otras ocasiones (creo) no se q me gusta mas, como coses o como escribes, las dos cosas las haces maravillosamente.

Ketty 04/29/2015 13:58

Tu post como siempre maravilloso. ¡ Da gusto ver tus trabajos!, pero en ocasiones como esta aun disfruto mas leyendo tus reflexiones. Preciosa la foto del jardín. ¡Ay que nostalgia de esi verde asturianu!!.
Besinos

Susana 04/29/2015 13:41

De nuevo un trabajo elegante y distinguido. Un placer leer tus post. Ni te imaginas lo que me gusta leerlos y aprender tanto de tus entradas y de tus trabajos.
Gracias por compartirlo

Catalina 04/29/2015 13:21

Comentario en mi página de Facebook que acompaña a este enlace compartido:
Otra de mis heroínas. Mantener ese nivel de producción, cuidando y fabricando miles de detalles, todos colocados, usados y enseñados con ese gusto que parece tan casualmente medido, me deja babeando de pura envidia de la mala, que de otra no hay, pa que nos vamos a engañar. Es de esas personas que parece que fabrique el tiempo. Porque hay dos tipos de personas, las que así les sobre tiempo y facilidades, sus días acaban igual de desordenados que empiezan, y las de la raza a la que me da la impresión que pertenece Covi Castañon, que da igual la fase de vida en la que esté, trabajando, con hijos, con invitados, con tropiezos y con todo junto, que no hay ser de este mundo ni de los que estén por venir, que sean capaces de descolocar esa armonía vital. No sé me escapa que todo ese conjunto de logros de casual no suele tener nada. Ni tampoco que mi yo, el real y el virtual, es carne y bala disparada de cañón, del primer tipo.