Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Blog personal de Covadonga Castañón

COUNT TWICE

Publicado en 3 Abril 2015 por Covi in bordado, cartonaje, puntodecruz, cajas

Una de mis obsesiones es dar un uso práctico a los bordados que termino, lo cual me lleva a caer en la repetición porque, obviamente, tampoco hay tantos objetos que necesiten verse adornados con algo hecho a punto de cruz y ya no hay bolso, bolsa, neceser, etc., que me falte por inventar, teniendo en cuenta que el punto de cruz es uno de mis hobbies más absorbentes, que compro gráficos compulsivamente y que bordo muchos de ellos, aunque no tendré años en lo que me queda de vida para terminarlos todos.

Así que, las cajas acaban siendo el recurso más socorrido, porque siempre son útiles, siempre son bonitas, fáciles de guardar y también extraordinariamente fáciles de regalar. Tanto es así que en este momento tengo en cola de acabado y posterior publicación nada menos que cuatro de ellas, algunas usando bordados que ya había terminado en las vacaciones de Navidad.

"Count twice, stitch once"

"Count twice, stitch once"

"Count twice, stitch once" es el título de este motivo, diseñado por Paulette Stewart y que se vende a través de la marca "Plum Street Sampler", una de tantas diseñadoras que en la actualidad reinterpretan los motivos primitivos del punto de cruz, aportando al mercado diseños muy personales, ricos en símbolos y mensajes cargados de poesía y sabiduría popular.

Como yo funciono por impulsos, voy probando cada una de estas casas que me gustan y casi siempre lo hago bordando más de un modelo, hasta que la curiosidad me impulsa a cambiar y probar cosas nuevas, aunque nunca abandono del todo algunas a las que acabo volviendo más tarde o más temprano.

COUNT TWICE

Para este diseño tuve bastantes dudas en un principio acerca del tipo de lino a utilizar y perdí algún tiempo haciendo pruebas hasta que me decidí por usar lino Newcastle, el más fino de los que utilizo (16 hilos/cm) y que me exige usar lupa para poder bordarlo, razón por la que huyo de él la mayor parte de las veces, pese a que para mi gusto es el que me ofrece un resultado más delicado y bonito, hasta el punto que, si no fuera por la dificultad de la vista, haría todos mis bordados en este grosor.

Cuando, como en este caso, lo consigo, el resultado me encanta, con esas puntadas diminutas que apenas se notan a simple vista y que hacen que casi parezca una delicada pintura. Solo el bordado sobre un solo hilo podría gustarme tanto o más, pero ese ya me ofrece otras incomodidades que no estoy casi nunca dispuesta a vencer.

COUNT TWICE

Desde hace algún tiempo, estoy obligándome a aprovechar todos los restos de lino especial para punto de cruz que tengo en mi armario y que, si no les doy salida, van a acabar convirtiéndose en un problema serio de almacenaje y además de etiquetado porque en muchos casos he perdido el embalaje original en el que se detallaban sus características técnicas, lo cual, pasado un tiempo me lleva a desconocer a qué calibre, a qué código de color, etc., corresponde cada trozo de tela que me encuentro. Así que me paso el día haciendo pruebas para adecuar los tamaños de los gráficos y los tamaños de tela que necesito, porque no siempre se corresponde lo que yo saco con lo que propone la diseñadora.

Puesto que esta obligación que me impongo a veces no me permite encontrar el color recomendado, también me he acostumbrado (con mucho descaro, por supuesto) a teñir las telas que voy a usar y ya casi puedo asegurar que, salga lo que salga, suele gustarme más que los colores originales del fabricante, salvo algunos "imprescindibles" a los que vuelvo siempre en Zweigart, como el "Flax", el "Cream", el "Antique white" o el "Country Mocha vintage".

Esta vez es un tono beige cremoso un poco manchado, obtenido con café, aunque en las fotos (que esta vez son desastrosas por la luz que había) no hacen justicia a lo bonito que es.

Los hilos son los recomendados en el gráfico y empastan a la perfección con el tono de la tela, resultando un conjunto encantador, muy suave y cálido.

COUNT TWICE

El acabado en caja me resulta divertido porque además del bordado también me encantan todos los trabajos manuales y me divierte un montón todo ese trabajo de calcular, cortar los cartones, elegir las telas que coordinen con el bordado, armar, forrar, etc., aunque siempre me acaba produciendo mal humor algún resulado no demasiado pulcro, debido siempre a mi precipitación y a una insana costumbre de hacer las cosas demasiado deprisa, algo que me funcionaba aceptablemente cuando era joven y no sirve ahora porque ya no tengo la habilidad ni los recursos que tenía entonces.

COUNT TWICE

Para esta caja me he atrevido, además, con una tela de cuadros en el exterior, lo cual añade no poca dificultad porque el más mínimo desliz hace quedar torcidas las líneas y eso puede arruinar el trabajo más bonito. La elección no fue predeterminada sino que, recorriendo las estanterías de "Lunares patchwork" con el bordado en la mano, como suelo hacer habitualmente, me encontré con esa tela cuyos tonos eran como hechos a medida del bordado y eso era fundamental, así que no me planteé las dificultades añadidas. Además es un tejido con una cierta textura en la que los hilos claros ofrecen un relieve especial y eso también le añade un encanto especial.

En el interior he puesto un pequeño estampado de flores cuyos tonos coordinan muy bien con los de los cuadros y le dan un toque de fuerza al conjunto con el predominio del rojo que complementa perfectamente el verde apagado predominante en el exterior.

COUNT TWICE

Realizada en formato libro, con el lomo abierto, se cierra con un lazo de organza en el mismo tono verde musgo y tiene un tamaño muy cómodo para contener pequeñas cosas, desde lápices, hasta joyas, una pequeña labor y sus accesorios, hilos o, como he decidido recientemente, mis nuevas colecciones de agujas Sajou y las carteritas de agujas y tijeras que he terminado hace poco tiempo. Así tengo controladas las agujas y, lo que es más importante, tengo a la vista la caja, que me gusta muchísimo.

COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE

Ahora bien, que no haya podido resistir la tentación de estrenarla, no significa que no pueda regalarla en cualquier momento si veo que le puede gustar a alguna de mis personas queridas, siempre que esté en perfecto estado, por supuesto y de eso ya me encargo yo, por la cuenta que me tiene.

Muy pronto os enseñaré otra pequeña joya. Mientras tanto, vamos a disfrutar de estas pequeñas vacaciones para hacer lo que más nos apetezca.

COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
COUNT TWICE
Comentar este post

Ines 04/08/2015 18:33

Gracias por deleitarnos
con tus trabajos.
Un abrazo.

Mery 04/04/2015 20:36

El bordado divino, el cartonaje perfecto y los accesorios que tienes en ella, para los hilos y la coleccion de agujas para envidiar....Un saludo Mery

ketty 04/03/2015 17:22

Estupendo bordado y estupenda caja.
Besos